La postura corporal es la posición que adopta cada individuo. Está relacionada con el estado del sistema músculo esquelético, el estilo de vida, los hábitos diarios que adquiere la persona y la actitud emocional.

Una buena postura es cuando existe un buen equilibrio de las curvas de la espalda y una alineación simétrica en relación con el eje de la gravedad. Puede modificarse cuando se establece un desorden de la postura automática, involuntaria y voluntaria-  Este desorden suele generar dolores, molestias en alguna parte del cuerpo, a veces muy agudos y duraderos que modifican el bienestar personal como por ejemplo las lumbalgias o las migrañas.

La más importante (la automática o inconsciente) es controlada por un sistema neuro-sensorial que informa al cerebro sobre posiciones, presiones y tensiones del cuerpo, para corregirlas y mantener la postura económica y sin dolores. A nivel muscular el cuerpo se organiza en cadenas musculares; El término de cadenas musculares hace referencia a que los músculos no trabajan de forma aislada, sino que músculos de distintas regiones corporales trabajan de forma coordinada para realizar funciones y movimientos.

Mediante las cadenas musculares, se realiza un trabajo organizado para favorecer funciones como mantener la postura luchando contra la gravedad, mantener el equilibrio, realizar movimientos con una intención, etc. En estas funciones tiene un papel importante la fascia, una estructura que conecta diferentes regiones del organismo.

Las diferentes cadenas de músculos dependen unas de otras para su buen funcionamiento, cuando una se activa la otra se relaja y viceversa. Tenemos que buscar cuales son las cadenas que más predominan sobre el individuo ya que estas son las que llevan a adoptar posturas incorrectas y alterar movimientos habituales para aliviar el dolor. Cuanto más se prolongue esta situación, mayor influencia global en el individuo y tendencia a cronificarse si no reciben el tratamiento adecuado.

El osteópata profesional se vale además de la información de los ojos y los pies pero también del sistema laberíntico, la sensibilidad muscular y del sistema masticatorio. Cualquier alteración en uno o varios de estos sensores (captores de información) hace que el sistema funcione mal, gaste mucha energía y aparezcan tensiones y dolores crónicos.

Se examina entonces minuciosamente al paciente y se lo trata, a través de la corrección de estos “captores-sensores”, como por ejemplo la corrección de la pisada y de la sensibilidad de los pies, no solo desde el punto de vista ortopédico sino, más importante, del sistema sensorial de los pies.

En caso de ser necesario se realizan plantillas, lo más frecuente es que sean mixtas, o sea que tienen un componente ortopédico y otro sensorial, lo que las hace diferentes a las conocidas en el mercado.

La mandíbula o ATM (La articulación Temporo-mandibular) funciona simétricamente una respecto a la otra, cuando este equilibrio se ve perturbado (ya sea por un traumatismo, por sobreuso más de un lado que de otro, pérdida de piezas dentales, lesiones en cadena, …) pueden aparecer diferentes síntomas o lesiones ,alterando también la postura que adoptamos en nuestro día a día. Por esto es importante tenerla en cuanta a la hora de abordar un tratamiento postural.

Para ello se realiza un examen físico, clínico global de manera minuciosa y un examen baropodométrico computarizado; con estos dos estudios el osteópata relacionara el desequilibrio para comenzar su terapia estabilizadora;  además cabe decir que el trabajo en equipo con otros profesionales de la salud como médicos, Traumatólogos o especialistas en ATM. Es muy importante para la mejora del paciente.

Indicaciones

Escoliosis, cifosis, hiperlordosis                                                      Cervicálgia por postura mantenida

Fibromialgia                                                                                        Hombro doloroso/congelado

Cefalea                                                                                                Lumbalgia crónica

Dolor crónico de rodilla                                                                   Dolor de cadera

Problemas de cartílago                                                                    Dolor de pies

Problemas de apoyo                                                                        Calambres musculares

Reeducación del gesto                                                                   Reeducación diafragmática