La sesión de osteopatía es siempre individual en un ambiente cálido, relajado y calefaccionado: el mismo asistirá a la sesión con poca ropa ( short, top); en la sesión se establece un “dialogo entre las manos del terapeuta y los tejidos del paciente”.

 Para mí como profesional consta de 3 tiempos:

EVALUACION:  el terapeuta se interesará por el estado de salud general y realizara una serie de test y palpaciones manuales para identificar las estructuras que han sufrido perdida de movimiento o estrés mecánico. Una vez identificadas dichas estructuras se elegirán las técnicas manuales más adecuadas a ese paciente  para normalizar la función y eliminar los síntomas. No siempre el lugar del dolor coincide con la causa del trastorno. Por ejemplo, existen lumbalgias producidas por esguinces de tobillo recidivantes (mal curados).

TRATAMIENTO OSTEOPATICO: Las técnicas utilizadas tienen como objetivo liberar la tensión de los tejidos blandos, movilizar las cadenas articulares implicadas en la lesión y por último normalizar la disfunción ya sea esta refleja o local.

PREVENCION

El abordaje terapéutico también se encaminará a mejorar otros aspectos, sugiriendo a

Evitar el dolor con estilos de vida saludables: Tener hábitos saludables y seguir algunas sencillas recomendaciones pueden evitar muchos dolores de cabeza, y nunca mejor dicho. Hoy en día existen muchos factores que incrementan el riesgo de padecer dolor de cabeza, y es importante ser consciente de ellos e ir mejorándolos poco a poco.

· Racionalizar el uso intensivo de ordenadores, tabletas y móviles: Se trata de dispositivos que se han convertido en útiles imprescindibles para nuestra realidad cotidiana, pero nos obligan a fijar la vista durante largos períodos de tiempo, lo cual puede provocar problemas oculares que culminan en las cefaleas. Racionalizando las horas que dedicamos a estas actividades reducimos el riesgo de padecer este problema.

· Cuidar la postura mientras se trabaja:  Para consultar dispostivos tecnológicos muchas veces forzamos la postura de las cervicales. Eso conlleva fatiga muscular, contracturas y cambios posturales. A largo plazo se transforma en una mala mecánica, que impide la oxigenación correcta de los tejidos y que desemboca en la aparición del dolor.

· Evitar el estrés prolongado en el tiempo: El estilo de vida que llevamos la gran mayoría de personas es terreno abonado para padecer ciertos problemas físicos. El estrés por ejemplo provoca alteraciones hormonales, y por lo tanto, conlleva cambios químicos en el organismo. Una de las cosas que se alteran es el umbral del dolor, alterando así el sistema nervioso vegetativo que regula muchísimas de las funciones de nuestro organismo.

· Ser consciente y responsabilizarse de la propia Salud: Las recomendaciones que podemos hacer a los pacientes son muchas, pero ninguna tan importante como que la propia persona se responsabilice de su salud y sea consciente de qué soluciones puede poner de su parte. La Osteopatía puede resultar una gran ayuda, y de hecho muchos de los pacientes quedan sorprendidos… pero si realmente la causa del dolor es externa al cuerpo (como por ejemplo las malas posturas durante el trabajo), será imprescindible autoimponerse un cambio de hábitos. En general esa es la parte más difícil, pero merece la pena.