La auriculoterápia es una técnica terapéutica en la que se estimulan puntos específicos del pabellón auricular y la oreja para generar un efecto en el organismo que favorezca y equilibre ciertas funciones corporales. Se utiliza tanto con fines diagnósticos como terapéuticos, ya que los puntos auriculares pueden indicarnos dónde hay un problema y también disponen de la capacidad de enviar un estímulo concreto a la zona afectada para realizar un tratamiento.

 Se realizara una consulta con un terapeuta especializado para identificar los principales síntomas e intentar entender cuáles son los órganos afectados;  el terapeuta selecciona los puntos más adecuados y ejerce presión sobre ese punto. La presión puede ser hecha utilizándose:

Agujas filiformes: son aplicadas sobre los puntos durante 10 a 30 minutos;

Agujas intradérmicas: son colocadas debajo de la piel durante 7 días aproximadamente;

Esferas magnéticas: son colocadas en la piel durante 5 días aproximadamente;

Semillas de mostaza: pueden ser calientes o no y son pegadas en la piel durante 5 días.